Conocer para amar... Amar para conservar... Conservar para prosperar... E. Richard 2006

martes, 8 de junio de 2010

El sentido de responsabilidad estudiantil en la universidad ó el rol de la vocación en la universidad... y en la felicidad...

Hace un mes atrás, en una reunión docente, algunos colegas se quejaban del sintomático y sistemático problema de que a los estudiantes se les da una tarea y el tiempo necesario para hacerla y si este tiempo es de cinco días, terminan haciéndola el quinto día a la medianoche en el mejor de los casos y para colmo, la tarea se limita a un mero ejercicio demostrativo de cuánto saben del arte del copy - paste... Como esta queja es repetitivita y la verdad es que hace décadas que la escucho; sin ser Matusalén, harto de escuchar quejas y lamentos de colegas que repiten, pero no analizan lo que exponen, pedí la palabra y expuse mi punto de vista, o si se quiere, mi hipótesis que por el método empírico puedo afirmar que más que hipótesis, es tesis... Queridos colegas, si usaran como insumo docente fundamental del PEAA (Proceso de Enseñanza Aprendizaje Aprehendizaje) la EMPATIA, sabrían la causa de lo que ocurre y es ni más ni menos que la falta de vocación por la carrera elegida... Ese es el problema recurrente, no la falta de sentido de responsabilidad!!. Paso a explicarme con algunos burdos y torpes ejemplos: Cuando uno pide un plato de comida muy variado en sus ingredientes ¿Qué come primero? ¿Lo más rico o lo más feo? Siempre se empieza por lo más rico y lo más feo se deja para el final o no se come... Lo mismo sucede con lo ingrato, se deja para lo último. ¿Ingrato? ¿Por qué? Sencillamente por falta de vocación. Si la carrera fuera la correcta y los docentes motiváramos lo suficiente, los estudiantes responderían a los plazos e incluso empezarían lo antes posible porque eso sucede cuando hacemos lo que nos gusta con pasión (Léase vocación también). Por tanto creo que la universidad zanjaría estos problemas si, en los cursos de ingreso, con empatía realizara charlas de orientación vocacional y test que ayuden a los estudiantes a canalizar los que dicta su corazón, su alma y/o ajayu. De otra forma seguiremos intentando formar personas que no quieren ser formadas, seguiremos gastando el dinero de Bolivia en forzar personas a profesiones que no les hacen felices y el resentimiento de convivir con la infelicidad, lo pagamos todos. El país necesita profesionales de primer nivel en todas las áreas del conocimiento y ese primer nivel no se logra tomando cursos de postgrado, súper posgrado, hiperpostgrado, etc. la excelencia, el primer nivel se logra con vocación por lo que se hace como insumo vital; se logra por seguir lo que el corazón nos dicta, por hacer lo que hacemos con felicidad y satisfacción. Cuando pensemos que hacemos lo que más nos gusta, lo que más nos divierte, lo que más nos colma de felicidad y encima de esos beneficios (que no son pocos) NOS PAGAN !!!! Estaremos encaminados en el rumbo correcto…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada