Conocer para amar... Amar para conservar... Conservar para prosperar... E. Richard 2006

martes, 2 de noviembre de 2010

La discriminación es un problema educativo antes que legal… Parte .I. Xenofobia en Bolivia

Las verdaderas revoluciones se hacen desde las bases, con educación, en las aulas

E. Richard 2003



Como educador y militante de los DD.HH estoy en contra de toda forma de discriminación y como biólogo y conservacionista no restrinjo tal pensamiento sólo a los humanos sino a todos los reinos vivos (Richard 2010). Pero, como educador también no puedo menos que disentir total y absolutamente con la posición oficial de pensar y peor aún alardear, como lo hace el gobierno por todos los medios de comunicación, de que gracias a la Ley 45 en Bolivia ya no hay discriminación…¿Por qué? Veamos las cosas como son desde sus fundamentos…

El objetivo primero y último de la docencia es Formar seres humanos íntegros. Frase y contenido que fueron tomados por el actual Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia en la elaboración de la actual Constitución Política del Estado y asignados a la educación en general. Así, el art. 80 de la misma establece (Sic):

Artículo 80. I. La educación tendrá como objetivo la formación integral de las personas y el fortalecimiento de la conciencia social crítica en la vida y para la vida. La educación estará orientada a la formación individual y colectiva; al desarrollo de competencias, aptitudes y habilidades físicas e intelectuales que vincule la teoría con la práctica productiva; a la conservación y protección del medio ambiente, la biodiversidad y el territorio para el vivir bien. Su regulación y cumplimiento serán establecidos por la ley. (Las negritas son mías)

Para mí, la educación tiene un objetivo mayor: Liberar a las personas y sociedades de las condiciones que las oprimen a través de su formación en el conocimiento. Desde este punto de vista, la formación de seres humanos íntegros (Objetivo docente) es un medio para conseguir el fin (Educación) de liberar a una sociedad de las condiciones que la oprimen. Este es el contexto en el que debe librarse la batalla contra la discriminación, entre otras transversales FORMATIVAS no menos importantes. ¿Por qué? Porque nos guste o no, la discriminación en Latinoamérica y especialmente en Bolivia existe, y una ley contra ella sólo ataca el síntoma no la enfermedad. Para que nos entendamos: Una persona con una infección renal tendrá fiebre, el síntoma y yo puedo combatir dicho síntoma con aspirinas o ibuprofeno y bajar la fiebre tanto como quiera. Pero lo cierto es que no importa cuánto combata el síntoma, la infección seguirá allí y peor cada día, oculta por el medicamento para el síntoma y tarde o temprano saldrá a la luz con consecuencias letales. De igual forma, esta ley sólo combate el síntoma, no la enfermedad. OJO, estoy de acuerdo, celebro y felicito al Sr. Presidente por esta ley. Pero, una ley contra la discriminación que no es acompañada de un proceso educativo pertinente, efectivo y eficiente ad hoc, no hace el más mínimo efecto sobre la enfermedad. Efectivamente, lo único que se conseguirá con esa ley será que los racistas y discriminadores se cuiden de lo que dicen y hacen, pero nada más (Encubren la enfermedad). En el fondo seguirán pensando lo mismo que siempre pensaron y mantendrán su pensamiento y sentimiento discriminador y racista de siempre. Incluso es probable que busquen formas crípticas de continuar discriminando. Por lo tanto necesitamos formar a los ciudadanos éticos e íntegros del mañana cuya actitud no discriminatoria sea el resultado de su propia convicción y esto se logra desde la educación. Pero una educación genuina; donde en los hechos sus docentes, como mencioné en notas previas (Richard 2003), prediquen con el ejemplo y sean creíbles para sus interlocutores, los estudiantes (La razón de ser y de existir de nuestra profesión). De otra forma, ni siquiera la educación podrá contra la discriminación…

Por otro lado, y hablando de credibilidad, la propia ley con sus razonable y lógicamente controvertidos artículos 16 y 23 es, por el momento, muy poco creíble y mucho menos lo es la propaganda que el gobierno pasa por radio y televisión según la cual, con la Ley 45 en Bolivia no se discrimina…

Video oficial correspondiente a la Ley 45 del Estado Plurinacional de Bolivia

¿Por qué es poco creíble? Porque sencillamente la discriminación se respira, se vé y se vivencia por todas partes y en demasiadas instituciones públicas y privadas… Hablar de todas las formas de discriminación excedería esta nota y la verdad es que creo que necesitaría escribir una biblioteca interminable y al menos para mí, este tema es insalubre. Es por ello que iré por partes y al menos hoy, sólo hablaré de una de ellas, sólo una, la xenofobia.

Como su nombre lo indica, xenofobia significa literalmente fobia, odio recelo, hostilidad y rechazo por lo diferente, lo ajeno (xenos = diferente, extraño, extranjero) y es un término aplicado normalmente a la fobia por los extranjeros; aunque literalmente su significado es más amplio. De hecho la palabra suele utilizarse en forma extendida para expresar fobia hacia grupos étnicos diferentes o hacia personas con fisonomías sociales, culturales y/o políticas desconocidas. ¿Hay xenofobia en Bolivia después de la Ley 45? Hay demasiada xenofobia, hay tanta, pero tanta, que resulta imposible no verla, sin buscarla (De alli que me resulte insalubre el tema)… En esta nota solo daré algunos ejemplos y dejo como tarea para la casa que el lector continúe la búsqueda…

Ejemplo 1: Tan sólo hace falta ir a un almacén de barrio, a un supermercado o cualquier negocio que venda productos bolivianos para comenzar a ver la xenofobia en los propios productos. Estamos tan acostumbrados a ver el famoso sello tricolor con la leyenda de tres slogans que reza (Sic): CONSUME LO NUESTRO - HECHO EN BOLIVIA - EMPLEA A LOS NUESTROS (http://www.hechoenbolivia.com.bo) que la discriminación que lleva implícita y explícitamente nos parece normal. Pero nada más alejado de la realidad, no debe pensarse que el hecho de que esté en todas partes y productos sea expresión de normalidad, porque no lo es. Guste o no, el último slogan (Emplea los nuestros) claramente fomenta la discriminación. Desde este punto de vista, el mensaje subliminal a interpretar es que es más importante ser boliviano, que ser idóneo para un cargo y/o extranjero y con ello se promueve explícitamente la xenofobia. Lamentablemente, al mejor estilo NAZI. De hecho, Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda e Información de Adolf Hitler usó como principal herramienta para fomentar el racismo, la discriminación y la xenofobia, mucho de lo que hoy en día se conoce como marketing social, ensalzando para ello muchos sentimientos de orgullo y simultáneamente promoviendo discriminación y xenofobia a través de slogans…Los hechos…

¿Todavía no vió lo que menciono? Aquí van unas muestras




Hoy, promulgada la ley 45 hace casi un mes, el logo sigue en toda partes, en casi todos los productos bolivianos y el impacto xenofóbico es mayor de lo que se piensa… ¿A qué punto? Veamos...

Ejemplo 2: ¿Lee Ud. los periódicos con detenimiento? Fíjese en las convocatorias. Note en cuántas convocatorias aparece como primer requisito excluyente “ser boliviano de nacimiento” con la aclaración incluso de “presentar certificado de nacimiento original computarizado con sello seco emitido por el órgano electoral”!!!!!!!!! Adjunto una muestra de ello…

Cabe destacar que la muestra seleccionada en este caso y publicada por un periódico de distribución nacional corresponde a una convocatoria docente de una prestigiosa universidad pública. Paradójicamente una institución que debería promover como valores los DD.HH y entre ellos la no discriminación. Sin embargo vemos que el primer inciso (a) es claramente y sin duda alguna XENOFOBO. Paradójicamente también, ésta como otras tantas universidades, hacen gala de tener muchas o todas sus unidades académicas acreditadas en el Mercosur y muchas son parte del Pacto de Entendimiento del mismo, que propugna el libre tránsito de estudiantes y docentes entre las universidades acreditadas de los países miembros. Pero en los hechos, parece que lo que escribimos con la mano, lo borramos con el codo… Es muy lindo ir a otro país e invocar los pactos firmados e insertarse laboralmente, pero parece que la reciprocidad no siempre funciona en nuestro país y la causa es lisa y llanamente xenofobia

Paradójicamente también (La tercera paradoja) resulta que ahora está de moda el tema de la calidad en la educación pero esto implica apertura, competitividad libre y no la endogamia explícita que vemos en los hechos; donde hablar de competitividad, exámenes de competencia con tribunales externos imparciales, etc. terminan siendo una utopía que mucho dejan que desear de la institución educativa. Una institución que, lejos de formar seres humanos íntegros predicando con el ejemplo, lo que hace es mostrarse en muchos casos, como institución discriminadora y claramente xenófoba. Qué lástima, porque la discriminación y el racismo se combaten con educación…

Este tema lo debatí con algunos estudiantes míos que paradójicamente estaban de acuerdo con el slogan “Emplea a los nuestros”. Según ellos, es difícil competir con los extranjeros porque estos están mejor capacitados. ¡Insólito! ¿Entonces, la solución es eliminarlos? Nuevamente nivelamos hacia abajo, hacia lo mediocre. La solución entonces es elevar el nivel de estudio para competir con ellos dentro y fuera de Bolivia. ¡Ésa es la solución Sres! ¡Y de ninguna manera, la discriminación, el racismo, la xenofobia!!

Ejemplo 3: ¿Algo más? Por supuesto. No quiero generalizar porque no conozco el actuar de todos los bancos de Bolivia. Pero al menos en algunos de los más importantes, resulta que no reconocen en lo más mínimo los siguientes documentos extranjeros como identificación para cobrar un cheque: Pasaporte, Documento Nacional de Identidad, Cédula de Identidad. Claramente estas instituciones indican que un extranjero debe portar su cédula de extranjero en Bolivia (Trámite que lleva meses) o en su defecto la institución que emitió el cheque debe realizar una nota indicando por qué o en carácter de qué, le paga a un extranjero y para ello la institución debe adjuntar copia del contrato respectivo y de los documentos del extranjero que deben ser visados y autorizados por el Departamento Legal del Banco!!!. A ver, que está todo mezclado, vamos por partes:

1.- Por acuerdos internacionales, sobre todo entre países vecinos la identificación de un extranjero es por ley y norma, su pasaporte. En el caso de países vecinos, como Argentina (El caso invocado), además es válido el Documento Nacional de Identidad y/o su cédula. Un banco no tiene potestad alguna para DISCRIMINAR estos documentos y negar la validez de los mismos como elementos de identificación de la persona.

2.- Un Dpto. Legal de un banco, el que sea, no tiene incumbencia policial de ningún tipo para certificar la validez o no de los documentos de un extranjero. Si el extranjero los utilizo para ingresar al país es porque legalmente son correctos. Por otro lado, no se puede exigir a todos los extranjeros que vienen a trabajar a Bolivia temporalmente (Muchas veces sólo por un par de días) que tramiten un carnet de extranjero y dos años de residencia!!! Y pretender que ése es el único documento admitido para identificar a una persona!! Lo expuesto no solo viola la ley 45, sino también todos los convenios internacionales de migración.

3.- ¿Por qué una institución que deposita dinero en un banco, tiene que rendirle cuentas a este sobre el pago de dinero a un extranjero debiendo incluir para ello copia de su contrato etc.? Esto, más allá de la evidente discriminación hacia los extranjeros respecto a los ciudadanos de a pié es, junto al punto anterior un acto de persecución.




Ejemplo 4: ¿Alguito más para agregar?? Claro. Aunque Ud. no sea extranjero, pero sea un K´ara barbudo y pelado como soy yo, intente ir a un Hotel o a un Museo y verá que, aunque jure y perjure ser boliviano no le creerán (= Prejuicio étnico) hasta que saque su CI correspondiente y si se le olvidó, deberá pagar tarifa diferencial como extranjero. Tarifa que muchas veces es el doble pero en algunos museos llega a ser hasta cinco veces más. Es decir los extranjeros son literalmente castigados por su condición de tales con una tarifa mayor o mucho mayor. Esto, además de discriminación, es una xenofobia punitiva

Ejemplo 5: Y la nota podría ir de mal en peor con una lista interminable de ejemplos. Simplemente vea el noticiero y se convencerá. ¿Hay un robo? ¿De qué nacionalidad son los ladrones? Antes de que el periodista o la policía lo diga, el prejuicio xenófobo que llevamos dentro ya les asignó una nacionalidad a los culpables… ¿O me equivoco? Lamentable…

Lamentablemente, esta xenofobia nos hace perder de vista el hecho de que muchos bolivianos viven en otros países. Países que cumplen los pactos de reciprocidad. El caso del banco le pasó a un ciudadano argentino, uno de muchos y Argentina, es el país con mayor población de bolivianos (casi 2 millones) en el mundo  después de la propia Bolivia. Un país en el cual, un boliviano tiene incluso el potencial legal de ser Presidente (Y la historia así lo demuestra) del país, y donde, me consta, que poder nacionalizarse como argentino es infinitamente más fácil y económico que lo contrario… Entonces, promover actitudes xenófobas en nuestra gente hacia los extranjeros, es promover lo mismo en el extranjero hacia los bolivianos… Se cosecha lo que se siembra...

Somos todos hijos de una misma historia, de una misma cultura, somos todos latinoamericanos, somos todos hermanos, todos vivimos en el mismo barco, el planeta azul y como dijera Don José Hernández en su célebre obra EXTRANJERA, La vuelta del Martín Fierro (1879):

Los hermanos sean unidos,
Porque ésa es la ley primera;
Tengan unión verdadera
En cualquier tiempo que sea,
Porque si entre ellos pelean
Los devoran los de ajuera.

En esta nota sólo he mencionado algunos ejemplos reales de una de las tantas formas de discriminación existentes en el país, ni más, ni menos que la que perjudica la imagen internacional del mismo… Lo cierto es que, como el lector verá, la discriminación existe y es por demás explícita y manifiesta. De mi parte y como mencionara oportunamente estoy en contra de todas las formas de discriminación, pero como educador que soy, estoy convencido de que la única forma de vencerla es formando a los futuros ciudadanos, profesionales y políticos en el convencimiento fundamentado de los DD.HH. El castigo, la ley punitiva, sin la educación sólo encubrirá la discriminación y racismo existente y nada más. Pero dicho racismo y discriminación seguirán existiendo así como la desunión y quiebre entre bolivianos y latinoamericanos. La ley combate el síntoma, no la enfermedad y lo que debemos hacer es combatir la enfermedad. Curada la enfermedad, no deberemos ocuparnos más de síntoma alguno. Pero para combatir la enfermedad necesitamos trabajar el perfil docente (Richard 2003), con docentes convencidos de formar en la no discriminación, con líderes, políticos e instituciones educativas que tengan la no discriminación como bandera, pero prediquen con el ejemplo. Porque de otra manera; cuando los hechos van por una lado y las leyes por otro, estas últimas toman un cariz hipócrita y poco creíble… La no discriminación debe ser fruto de una convicción, no una imposición por ley...

Los invito al cambio… porque las verdaderas revoluciones se hacen desde las bases, con educación, en el hogar, en las aulas…predicando con el ejemplo…



LITERATURA CITADA

RICHARD, E. 2009. Universidad, liderazgo, política y sociedad para una Bolivia y Latinoamérica del siglo XXI. Reflexiones en torno al perfil, rol y responsabilidad del docente investigador universitario ideal para el tercer milenio, en Bolivia y Latinoamérica. 1ra Edición. En: E. Richard (ed.) Metodología de la Investigación Científica. Comunicación Científica y Académica y Taller de Tesis (Grado y Postgrado). Materiales de Estudio y Guía de Actividades y Trabajos Prácticos. Universidad Nacional de Rosario. CD ROM Interactivo + VCD. Ed. EcoDreams Multimedia y Facultad de Ciencias Veterinarias, Casilda, Santa Fe, Argentina. DL 4-4-2306-07, ISBN 978-99905-0-841-9.



Hecho en Bolivia
Por latinoamericanos...
Para la Patria Grande, Latinoamérica...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada